Blogia
Metal Progresivo

Metal Progresivo Africano/Árabe

Metal Progresivo Africano/Árabe

Un artículo publicado en El Mundo sobre (o supuestamente sobre) los Heavys árabes me hizo replantearme el debate bastante tratado por Internet y por foros sobre la situación del esta música en Oriente.

un crítico de La Casa de los Horrores dice «En el ya clásico cómic "Persépolis" una Marjane Satrapi adolescente intentaba colar en el país, a lo resistencia cultural antisistema y para disfrute de su persona, gran cantidad de "música impía", pop y rock occidental (creo recordar que eran los Stones), prohibidísimo por el gobierno persa regido en aquél momento por el shá».

en Irán, efectivamente, el rock tiene una presencia prácticamente clandestina. Eso no implica que puedan existir grupos de todos los géneros, como Arashk o Farzad Golpayegani en cuanto a metal progresivo se refiere. Jóvenes y no tan jóvenes con mentalidad oriental que disfrutan de la música occidental y hacen su propia interpretación libre del rock progresivo. Pese a las teorías de la Escuela de Franfurt y los semióticos de la penetración blanda (imposición cultural de Occidente), no termino de entender por qué la homogeneización es vista como negativa aplicada sobre la técnica. Probablemente, muchas de estas bandas imitan modelos como Iron Maiden o Dream Theater, pero lo hacen por gusto, o tal vez por falta de hábito y experiencia en su cultura para poder desarrollar productos más independientes. La vena rockera florece cuando se intenta explicar, sobre este asunto, que el rock como tal no es una moda o una tendencia occidental, aunque es evidente que pertenece a su cultura. Vale, no hay psicogeografía (como concepto cultural) y la música globalizada se empobrece paulatinamente, porque nos hace a todos más iguales, pero precisamente por eso, tenemos el mismo derecho a consumirla, imitar modelos, desarrollarse dentro de las corrientes...

Farzad es un guitarrista solista que mezcla el jazz fusión y el metal. Sus discos, One (2002), Two (2005) y Three (2008) son una clara muestra de calidad musical en Teherán, Irán. Su música puede escucharse libremente aquí: http://www.farzadonline.com/music.html y ahora acaba de estrenar Four (2010),

En vano, el presidente iraní, siempre según El País y otros medios de comunicación, prohibió en 2005 la emisión de música occidental. Esto es culturalmente absurdo.

Es curioso cómo los grupos de esta región se cuelan en los Top 100 de norteamérica. A veces movidos por los grandes sellos, avispados y monopolizadores, aunque considero esto una ventaja más que otra cosa. Sería el caso de bandas como Amaseffer (Israel) o Myrath (Túnez), dos de las bandas que más me han impresionado.

Amaseffer es producido por Markus Teske (Vanden Plas, Abydos, Saga...)y ofrece producciones sinfónicas realmente increíbles, aunque utiliza lo autóctono como aderezo, no como estilo propio. Myrath por su parte suena mucho, muchísimo a Symphony X, con ese mismo uso de lo local. Hace unos días que han presentado su nuevo disco, Desert Call.

 

La web Top USA PROGMUSIC: valoró en 2007 ambos grupos en sus primeros puestos: El podio quedó así:

1. Amseffer - Slaves for Life

2. Opeth - Watershed

3. Dominici - O3

4. Myrath - Hope

 

Otro ejemplo es la banda de thrash metal Acrassicauda, que se ha hecho famosa a raíz del documental: Heavy Metal in Baghdad,

Y por último, Orphaned Land (Israel) está volviendo locos a muchos heavys del mundo.Pero estos creo que no necesitan presentación a estas alturas...

¿Increíble? Un movimiento progresivo se cierne sobre tierras orientales y norafricanas. Y estoy encantado de ello.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres