Blogia
Metal Progresivo

El cambio necesario

El cambio necesario

El particularismo de la llamada “cultura musical” entraña un gran problema: establecer una correlación entre el lenguaje musical y el lenguaje escrito.

La música, dentro de la urdimbre cultural y creativa, al poseer una naturaleza abstracta en su propio código (que en realidad la prestigia frente al resto de los procesos de expresión del ser humano), se exige para sí que esos modelos mantenidos en el tiempo se descubran o intuyan con facilidad. ¿Estamos comprendiendo la naturaleza de la evolución musical que está teniendo lugar en nuestras sociedades? Yo creo que no. De ser una idea equivocada, los géneros de música "urbana" o "populares" (por etiquetarlo así, vagamente), no estarían codificándose, ofreciéndonos un producto sin transcripción, un idioma sin diccionario. Sin embargo es lo que sucede. Como ejemplo, se está confundiendo el valor "alternativo", "crítico", "pluralista". Es lo que he llamado en algún momento "la epigonalidad de la exégesis": es el hecho de cómo se evita lo comercial desde lo comercial, se ofrece un producto igual, con la etiqueta de "distinto". Desde un ejemplo más particular, podemos percibir cómo del rock se disgregó el sonido metal, y de este, pronto (o al mismo tiempo) una subdivisión extrema, microtonal, dodecafónica... Y así sucesivamente, aunque la música no haya que entenderla como un proceso lineal sino cíclico. ¿Dónde reside entonces el criterio de subversión, si Dimmu Borgir pueda ser banda sonora de una película, o si hay adolescentes que llevan camisetas de Cradle of Filth? ¿O es que el criterio simbólico no necesita ser entendido para hacer uso de él? El asunto se disuelve a través de la descontextualización del mercado, y la asunción de productos críticos contra el sistema como propios. Y así, "el sistema contra el sistema" que comentaba en otros artículos es un sinsentido agradable.

La ejecución de la crítica musical puede luchar contra ello, ya que entra en ese juego e interacción. Debería buscar el acercamiento a todos y la valoración del producto artístico. Un análisis que nos ayude a entender. Pero está demostrando hacerlo fatal.

En realidad, es lógico: no se nos educa para entender la música. La gran mayoría de portales no establecen corrientes críticas, y toleran todo, no sólo externamente (discos malos reseñados con desidia y discos de grandes sellos tratados con respeto); sino internamente: los juicios de valor, el amparo en el binomio "megusta/nomegusta"... Incluso, a nivel ortográfico, errores insoportables. Nuestras sociedades se hacen más abstractas, pero el acceso a la creación de la cultura nos es vedada. Es difícil percibirlo debido a la ilusión de multiplicidad. Pero la imposición está ahí, forzando a los artistas a cantar en inglés, imitar supuestos ídolos, obviando lo autóctono, que a veces incluso es visto como despreciable (el grupo tunecino Myrath utilizaba lo árabe como una mera "introducción" en su disco, Hope (2007).

La explosión cultural de la era digital se nos viene encima, y no podemos afrontarla sin revisionistas bien posicionados. No sé cuál es e papel de un "musicólogo" o un "etnomusicólogo", me fascina el absoluto silencio de los mismos tras haber estudiado apasionadamente durante años... Pero, por muchos que haya, todavía no me he encontrado con ninguno, si no es dentro del revisionismo a la música "clásica" o "seria" (etiquetas vagas), que, dicho sea, no es ni "mejor" ni "peor".

Para el crítico francés del siglo XIX, André Breton, «la obra de arte solo tiene valor cuando tiembla de reflejos del futuro». Primeramente hay que entender “valor” como alcance de la significación de esa obra, en el futuro próximo. Pero además, consiste en comprender que esos reflejos no deben venir motivados por agentes externos como la demanda, la imitación, lo efectivo (amparado bajo la lacra de eso que un artista llama "el estilo propio"), sino que el futuro debe estar guiado por un criterio compartido y abierto. No se trata de que ciertos "expertos" guíen, sino de que la gente sepa. Está muy bien pensar que la gente guía a través de la venta, pero eso no implica directamente un criterio, como sabemos. La cultura la heredamos y es nuestra.

Y por todo ello, para evitar por un lado que la piratería acabe con los músicos que intentan vivir del arte (tienen derecho a ello), y al mismo tiempo potenciar la difusión libre y sin derechos privativos, hace falta que desde el público se ejerca una opinión de calidad.

El cambio necesario está irrevocablemente unido, en la época que nos ha tocado vivir, al decrecimiento cuantitativo y al aumento cualitativo.

Hay que evitar que la música nos siga mirando con ojos vacíos a quienes la escuchamos. Hay que evitar volver a una edad media del conocimiento.

 

--

Estos imprecisos apuntes están resumidos a la ligera. Pido disculpas por el carácter casi caprichoso de los temas, (aunque en realidad son uno), y animo a generar debates si con ello se focalizan mejor los principales problemas que poseen los movimientos culturales de música urbana/popular. No se trata de "metafísica del arte", sino simplemente de entender qúe nos gusta, por qué, y en tercer y más importante lugar, cómo nos lo venden.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Sigmus -

Muy bueno el artículo y el blog en general. Me parece muy interesante desde donde se hace el aporte ya que no se suelen ver análisis tan sesudos de estos temas.
Ahora me permito hacerte un consulta apelando a tu lado de estudioso. Quisiera saber si conoces de teóricos que hayan hecho libros o trabajos relacionados con el Metal o de cualquier subgénero del mismo.
Y también hacerte una pregunta más personal, sobre si acaso no ves al Metal apto para una posible institucionalización?
Yo sin mucho análisis considero que el movimiento a través de todos sus subgéneros a logrado constituirse como un estilo de música bastante sofisticado y con una historia por demás abundante que bien podría ser abordada de una manera más sistemática.
¡Muchas gracias!

Bruno -

Quería aportar una curiosidad que quizá pasa desapercibida. Hay una canción de los System of a Down, del disco Mezmerize, llamada Radio/Video, que fusiona el estilo PROPIO de los System con lo que me suena como folKlore mediterraneo.
Estos 4 min de canción espero que animen a grupos como Myrath a crear algo nuevo rescatando una musica quizá en el olvidado.
Si se conoce alguna curiosidad que se quiere, compartir y que no está ya señalada en el blog la agradezco por adelantado.

¡Enhorabuena por el blog!

Jose Carballido -

Me ha parecido muy interesante tu artículo y me ha gustado mucho tu forma de expresarte.
He buscado en tu blog un mail pero no lo he encontrado, por eso te dejo aquí la dirección de mi web en la que podrás encontrar información sobre mi obra Réquiem para coro clásico y grupo de rock progresivo. Si te apetece me encantaría que escribieras una reseña sobre él.
www.josecarballido.com

saludos!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Sicarius -

Por cierto, si puedes, contactame para que charlemos sobre este tipo de temáticas interesantes. Saludos desde México

Sicarius -

Tienes mucha razón. El contenido musical del mainstream es paralelo a un movimiento social que no sabe por lo que lucha. Desgraciadamente no solo se queda en ese rugro, tambien se extiende a otro medios de publicidad, como los son los impresos (playeras, posters, etc.), audiovisuales (video musicales), etc. Ya quisiera tu servidor que tanto el contenido lirico de la canción como el contenido audiovisual del video sean de índole inteletual, en otras palabras: Música que te haga pensar (Como ejemplo citare a TOOL)
Saludos

Yamil Urbina -

Qué buen blog que tienes sobre el Metal Progresivo!

Tienes algún email de contacto para que charlemos más?

Saludos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres