Blogia

Metal Progresivo

La banda Tierra Santa saca un vino cosecha propia

La banda Tierra Santa saca un vino cosecha propia

El heavy metal sigue el camino de configuración como una cosmovisión propia, que conecta tanto con la cultura independiente como con los mercados especializados más exigentes.

El heavy es compatible con todo. Es la premisa que una y otra vez nos llega desde los medios. Desde los medios heavys claro.

Aunque no deja de ser un ejercicio oportunista, el heavy metal no da a un grupo de artistas para vivir de ello. Y en esta tierra no podía haber nada más prestigioso que llevar una etiqueta de vino a tus espaldas.

Como siguiendo la estela de Bertín Osborne (cuya relación espontánea con el heavy metal no vamos a recordar salvo con este link), la banda que eligió esta meta no fue Red Wine (lo cual hubiera tenido mucho sentido), sino aquellos, a los que un deleznable Pérez Reverte, en la más desfigurada visión del heavy nacional destacaba hace algún tiempo, Tierra Santa, se han aventurado junto con la prestigiosa bodega Cuna de Reyes a lanzar al mercado un vino con edición especial.

Con motivo de su último trabajo de estudio, Caminos de Fuego, da nombre también da nombre a este caldo aprobado por el Consejo Regulador de Origen Rioja. Un colaborador de Rafabasa hizo la cobertura, en la que destacaba que el propio bodeguero estaba orgulloso de esta unión, de la que no esperaba obtener grandes beneficios...

La edición limitada consta de una tirada inicial de 1.000 botellas, y los precios oscilan entre los 15€ que vale el estuche de tres y los 29€ el estuche de seis, que se podrán adquirir a priori a través de la página web de la banda o de la discográfica, y futuriblemente puede que también en conciertos o incluso junto con el disco.

El marketing de las grandes multinacionales llama a esta estrategia "multidomestic". En el fondo no dejan de ser estrategias particulares de tendencias globales.

La pregunta que está en vuestras cabezas tiene todo el sentido del mundo: ¿y qué será lo próximo? Todo ítem urbano toma siempre algún elemento folk para poder sobrevivir, tener sentido, razón de ser. Y en la multiculturalidad actual, ese préstamo simbólico no es exclusivamente musical (metal-flamenco, flamenco-metal...) sino que también se toman indiscriminadamente... bueno, "otros elementos externos". Ahora solo nos falta un buen quesazo.

http://www.tierra-santa.es/

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Usuarios que puntúan discos antes de que salgan...

Usuarios que puntúan discos antes de que salgan...

En progarchives el próximo disco de Dream Theater ya ha sido puntuado y está entre los principales discos del año. Sin embargo, saldrá el 13 de septiembre (vamos, que quedan tres meses) ¿Cómo puede ser esto?

Muy sencillo. Es un fenómeno que podríamos etiquetar como "horizonte de expectativas". Nunca percibimos una obra artística (o un simple objeto de consumo que nos agrada) como objetivamente es, sino en funcióna nuestros deseos, necesidades, y en función del bagaje cultural que hemos tenido. "Percibimos y luego recibimos". Esta idea ya la desarrollaron los propagandistas del gobierno estadounidense en los años 20 (Walter Lippman), los funcionalistas a través de ideas como la "aguja hipodérmica", la Escuela de Frankfurt (estos sí más centrados en el arte en la era del consumo de masas), o la propaganda nazi.

Raras veces nos detenemos ante un ítem dado, y lo intentamos analizar con otros procedimientos mentales. Esto demuestra que los artistas que han triunfado masivamente, están muy mermados por la expectativa de su público.

Dream Theater vive de esa contradición entre producto underground y culto masivo. Y en su evolución se perciben todos los procesos dados en cualquier banda de éxito: un giro hacia el "estilo marcado". Pero, ¿por qué perder la esperanza en que los músicos de Berkeley aspiren a otro gran éxito?

En la gran base de datos de los géneros progresivos, que es Progarchives, raras veces vemos esta negligencia de usuarios que se anticipan e instrumentalizan el voto. Un ejercicio, sin duda, de fe.

«La música tiene un carácter global y no competitivo»

«La música tiene un carácter global y no competitivo»

Nuevos acercamientos multidimensionales a la música rock/metal contemporánea. En este caso, he tenido la oportunidad de entrevistar a los creadores de Renacer Eléctrico. En 2007 ya publiqué una reseña sobre otro proyecto editorial semejante de estos investigadores.

- Entrevista resumida: Diagonal.

- Entrevista completa: Tercera Información

Sergio Guillén y Andrés Puentes han publicado obras como: 

  • Radiografía del Rock Experimental: De la Psicodelia a la actualidad del Rock Progresivo (2006)
  • El Mundo Secreto De Las Canciones (2007)
  • Psicodelia Americana: El Sonido De La Contracultura (2007)
  • Glam Rock: Sexo, Purpurina y Lápiz de Labios (2010)

En la entrevista se enfocan algunos temas como el rescate musical a través de Internet de viejas bandas, la crítica musical, escribir sobre música, las modas del "Top 10", la importancia de la opinión, el boom de la década de los 90, la progresión del "math metal"...

Gastronomía y Heavy Metal

Si algo es incompatible con la carnavalización estética como acto de subversión de la música metal, decídmelo.

Hemos visto judíos haciendo metal, hemos descubierto lo anticomercial del género "freak metal", la televisión pública ha hecho lo que ha querido: el anuncio de la ONCE, el heavy del Kitkat, José Mota, Muchachada Nui... El heavy nacional incluye versiones de Antonio Machín (Katie King), homenajes a los Monty Python (Stunned Parrots), se ha reído del sexo (Lujuria) y un sinfín de ejemplos al que cualquiera podría añadir su propia lista...

Al final resulta que el edificio de la communitas posmoderna se construye destruyéndolo y el recurso antisistema pasa por ese filtro de la crítica menipea. Al menos, ofrece un halo de sinceridad y de paso, un infinito debate entre quienes están a favor y quienes están en contra de estos procesos de autorridiculización.

La crítica menipea y satírica del heavy metal es fundamental para mantenerlo cuerdo, no os quepa duda nunca. Y si algo quedaba por mezclar, era black metal y el arte culinario vegano. En cualquier caso, es un proceso digestivo (nunca mejor dicho) muy necesario.  

El Arguiñano del black metal se llama en realidad Brian Manowitz. Tiene 30 años y vive en Orlando, Miami. De ser un absoluto desconocido ha pasado a ser entrevistado por diarios tan serios como el ’Washington Post’, que lo sitúa como un ejemplo más de los "cocineros extremos" que circulan por Internet y que están atrayendo a un ingente público joven. En El País, la entrevista.

Sin embargo, esta idea no es completamente original. Dos ejemplos bibliográficos: le anteceden: Mosh potatoes: recipes, anecdotes and mayhem from heavyweights of heavy metal (2010), que recopila más de 100 recetas elaboradas por destacados grupos como Motorhead, Megadeth, Anthax, Type O Negative, Pantera o Dream Theater; y Hellbent for cooking, publicado en 2009 por la canadiense Annick Giroux, con recetas de bandas como Gorgoroth, Blasphemy, Denial of God (con la receta de Cura de rigor mortis de huevos fritos) o de Death (Richard Christy y su cóctel Testículo de vikingo.

 

http://veganblackmetalchef.com

http://www.hellbentforcooking.com/

http://www.moshpotatoescookbook.com/

El “barco de colegas” se hace realidad: primer festival-crucero metal

El “barco de colegas” se hace realidad: primer festival-crucero metal

Parafraseando a la gran banda de freak metal que tanto se ha reído de los estereotipos heavys, Gigatron, “el barco de colegas” se ha hecho realidad. Más aún, la frase “70.000 toneladas al servicio del metal” podría recordarnos a su versión de Mazinger Metal.

Hablando en serio, el 23 de enero de 2012 partirá un barco con destino a las Islas Caimán o Miami con el propósito de incluir a los heavys en el turismo de lujo, en una propuesta tan comercial como sociológicamente interesante. El proyecto no ha podido salir de otro sitio que de Canadá, con hasta 40 bandas, entre ellas Amorphis, Stratovarius, Therion, Grave Digger, Coroner, Tristania, Pestilence, My Dying Bride, In Extremo, Moonsorrow, Eluveitie y otras que se irán confirmando.

En la edición de 2011 las sorpresas no fueron pocas: Blind Guardian, Amon Amarth, Gamma Ray, Iced Earth, Moonspell, Sonata Arctica, Sodom, Saxon, Nevermore, Obituary, Rage, Dark Tranquility, Voivod...

Hito tras hito, el heavy metal se consagra como un macrogénero artístico y estético, tal vez como uno de los mayores casos de éxito de Occidente. Este género ha crecido exponencialmente más cuantitativa que cualitativamente en los últimos años, y no hay más que recordar los disturbios de Moscú en el Monster of Rock donde participaron AC/DC, Metallica y Pantera; o la particularización de los festivales por géneros: metal progresivo, música extrema, y la afluencia de decenas de miles de personas (el Wacken Open Air de 2010 atrajo a más de 80.000). Otro destacado caso fue el Flight 666 de Iron Maiden (2008) por países empobrecidos o donde el heavy metal es reprimido: Costa Rica, India, Sudáfrica... Y en que el antropólogo San Dunn nos demostró que el heavy metal es un fenómeno global más que una moda o una estética particular.

“Rebelarse vende”: un eslogan aún no agotado. Los movimientos contraculturales han fracasado en sus deseos de transformar la realidad, siendo paulatinamente aceptados por el sistema de consumo capitalista. Sin embargo, el heavy metal y otras estéticas permanecen siempre “con un pie fuera”, por un motivo sencillo: porque se la trae floja las circunstancias comerciales, porque lo “post” tiene muchas veces más sentido de lo que se piensa.

Los flujos de la cibercultura ofrecen mezcolanzas extraterritoriales. Que una banda rusa tome prestada la mitología maya (Tenochtitlan), que una banda como Lordi gane Eurovisión, que los géneros se conviertan en cientos de subgéneros, etiquetas, parches… Fenómenos que nos demuestran que el heavy metal es un hecho social. Es una de las vanguardias culturales de la aldea global, pero sobre todo, es un género que asume el cosmopolitismo y el salvajismo, dos comportamientos antitéticos del ser humano, como uno mismo.

Por todo ello, ver peludos en calzonas en las playas puede ser tan caro como atractivo, pero sin duda toda una disonancia cognitiva; una forma de romper un estereotipo definitivamente. Y además, marcarte un karaoke con tus artistas preferidos. Cercanía que fuera de este género, es difícil encontrar, sobre todo si hablamos de personalidades conocidas mundialmente.

 

http://www.70000tons.com/artists.htm

http://www.facebook.com/pages/70000tons/107567389067?sk=info

http://twitter.com/#!/70000tons

http://www.youtube.com/70000tons

Vídeos de la edición pasada de 2011

 

 

Parafraseando a la gran banda de freak metal que tanto se ha reído de los estereotipos heavys, Gigatron, “el barco de colegas” se ha hecho realidad. Más aún, la frase “70.000 toneladas al servicio del metal” podría recordarnos a su versión de Mazinger Metal.

Hablando en serio, el 23 de enero de 2012 partirá un barco con destino a las Islas Caimán o Miami con el propósito de incluir a los heavys en el turismo de lujo, en una propuesta tan comercial como sociológicamente interesante. El proyecto no ha podido salir de otro sitio que de Canadá, con hasta 40 bandas, entre ellas Amorphis, Stratovarius, Therion, Grave Digger, Coroner, Tristania, Pestilence, My Dying Bride, In Extremo, Moonsorrow, Eluveitie y otras que se irán confirmando.

Hito tras hito, el heavy metal se consagra como un macrogénero artístico y estético, tal vez como uno de los mayores casos de éxito de Occidente. Este género ha crecido exponencialmente más cuantitativa que cualitativamente en los últimos años, y no hay más que recordar los disturbios de Moscú en el Monster of Rock donde participaron AC/DC, Metallica y Pantera; o la particularización de los festivales por géneros: metal progresivo, música extrema, y la afluencia de decenas de miles de personas (el Wacken Open Air de 2010 atrajo a más de 80.000). Otro destacado caso fue el Flight 666 de Iron Maiden (2008) por países empobrecidos o donde el heavy metal es reprimido: Costa Rica, India, Sudáfrica... Y en que el antropólogo San Dunn nos demostró que el heavy metal es un fenómeno global más que una moda o una estética particular.

“Rebelarse vende”: un eslogan aún no agotado. Los movimientos contraculturales han fracasado en sus deseos de transformar la realidad, siendo paulatinamente aceptados por el sistema de consumo capitalista. Sin embargo, el heavy metal y otras estéticas permanecen siempre “con un pie fuera”, por un motivo sencillo: porque se la trae floja las circunstancias comerciales, porque lo “post” tiene muchas veces más sentido de lo que se piensa.

Los flujos de la cibercultura ofrecen mezcolanzas extraterritoriales. Que una banda rusa tome prestada la mitología maya (Tenochtitlan), que una banda como Lordi gane Eurovisión, que los géneros se conviertan en cientos de subgéneros, etiquetas, parches… Fenómenos que nos demuestran que el heavy metal es un hecho social. Es una de las vanguardias culturales de la aldea global, pero sobre todo, es un género que asume el cosmopolitismo y el salvajismo, dos comportamientos antitéticos del ser humano, como uno mismo.

Por todo ello, ver peludos en calzonas en las playas puede ser tan caro como atractivo, pero sin duda toda una disonancia cognitiva; una forma de romper un estereotipo definitivamente. ¿Os apuntáis?

 

 

http://www.70000tons.com/artists.htm

http://www.facebook.com/pages/70000tons/107567389067?sk=info

http://twitter.com/#!/70000tons

http://www.youtube.com/70000tons

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

José Carballido - Réquiem (¿una nueva etapa del progresivo español?)

José Carballido - Réquiem (¿una nueva etapa del progresivo español?)

He publicado en Rock in Spain una reseña al proyecto de José Carballido, y debo reconocer que hacía tiempo que no me sumergía tanto en la relación música-escritura. Esto, en buena medida, no se debe a que el plano melódico o compositivo del Réquiem me haya fascinado enormemente (por mucha madurez musical que nuestra sociedad tenga, al hablar de músicas populares, aún quedan residuos del binomio "me gusta/no me gusta" como argumento), sino a todo el juego que ofrece, a lo novedoso del proyecto, a la carencia de ideas semejantes en nuestro idioma.

 

Enlace de la reseña y entrevista: http://www.rockinspain.es/discos/16984-jose-carballido-qrequiem.html

El cambio necesario

El cambio necesario

El particularismo de la llamada “cultura musical” entraña un gran problema: establecer una correlación entre el lenguaje musical y el lenguaje escrito.

La música, dentro de la urdimbre cultural y creativa, al poseer una naturaleza abstracta en su propio código (que en realidad la prestigia frente al resto de los procesos de expresión del ser humano), se exige para sí que esos modelos mantenidos en el tiempo se descubran o intuyan con facilidad. ¿Estamos comprendiendo la naturaleza de la evolución musical que está teniendo lugar en nuestras sociedades? Yo creo que no. De ser una idea equivocada, los géneros de música "urbana" o "populares" (por etiquetarlo así, vagamente), no estarían codificándose, ofreciéndonos un producto sin transcripción, un idioma sin diccionario. Sin embargo es lo que sucede. Como ejemplo, se está confundiendo el valor "alternativo", "crítico", "pluralista". Es lo que he llamado en algún momento "la epigonalidad de la exégesis": es el hecho de cómo se evita lo comercial desde lo comercial, se ofrece un producto igual, con la etiqueta de "distinto". Desde un ejemplo más particular, podemos percibir cómo del rock se disgregó el sonido metal, y de este, pronto (o al mismo tiempo) una subdivisión extrema, microtonal, dodecafónica... Y así sucesivamente, aunque la música no haya que entenderla como un proceso lineal sino cíclico. ¿Dónde reside entonces el criterio de subversión, si Dimmu Borgir pueda ser banda sonora de una película, o si hay adolescentes que llevan camisetas de Cradle of Filth? ¿O es que el criterio simbólico no necesita ser entendido para hacer uso de él? El asunto se disuelve a través de la descontextualización del mercado, y la asunción de productos críticos contra el sistema como propios. Y así, "el sistema contra el sistema" que comentaba en otros artículos es un sinsentido agradable.

La ejecución de la crítica musical puede luchar contra ello, ya que entra en ese juego e interacción. Debería buscar el acercamiento a todos y la valoración del producto artístico. Un análisis que nos ayude a entender. Pero está demostrando hacerlo fatal.

En realidad, es lógico: no se nos educa para entender la música. La gran mayoría de portales no establecen corrientes críticas, y toleran todo, no sólo externamente (discos malos reseñados con desidia y discos de grandes sellos tratados con respeto); sino internamente: los juicios de valor, el amparo en el binomio "megusta/nomegusta"... Incluso, a nivel ortográfico, errores insoportables. Nuestras sociedades se hacen más abstractas, pero el acceso a la creación de la cultura nos es vedada. Es difícil percibirlo debido a la ilusión de multiplicidad. Pero la imposición está ahí, forzando a los artistas a cantar en inglés, imitar supuestos ídolos, obviando lo autóctono, que a veces incluso es visto como despreciable (el grupo tunecino Myrath utilizaba lo árabe como una mera "introducción" en su disco, Hope (2007).

La explosión cultural de la era digital se nos viene encima, y no podemos afrontarla sin revisionistas bien posicionados. No sé cuál es e papel de un "musicólogo" o un "etnomusicólogo", me fascina el absoluto silencio de los mismos tras haber estudiado apasionadamente durante años... Pero, por muchos que haya, todavía no me he encontrado con ninguno, si no es dentro del revisionismo a la música "clásica" o "seria" (etiquetas vagas), que, dicho sea, no es ni "mejor" ni "peor".

Para el crítico francés del siglo XIX, André Breton, «la obra de arte solo tiene valor cuando tiembla de reflejos del futuro». Primeramente hay que entender “valor” como alcance de la significación de esa obra, en el futuro próximo. Pero además, consiste en comprender que esos reflejos no deben venir motivados por agentes externos como la demanda, la imitación, lo efectivo (amparado bajo la lacra de eso que un artista llama "el estilo propio"), sino que el futuro debe estar guiado por un criterio compartido y abierto. No se trata de que ciertos "expertos" guíen, sino de que la gente sepa. Está muy bien pensar que la gente guía a través de la venta, pero eso no implica directamente un criterio, como sabemos. La cultura la heredamos y es nuestra.

Y por todo ello, para evitar por un lado que la piratería acabe con los músicos que intentan vivir del arte (tienen derecho a ello), y al mismo tiempo potenciar la difusión libre y sin derechos privativos, hace falta que desde el público se ejerca una opinión de calidad.

El cambio necesario está irrevocablemente unido, en la época que nos ha tocado vivir, al decrecimiento cuantitativo y al aumento cualitativo.

Hay que evitar que la música nos siga mirando con ojos vacíos a quienes la escuchamos. Hay que evitar volver a una edad media del conocimiento.

 

--

Estos imprecisos apuntes están resumidos a la ligera. Pido disculpas por el carácter casi caprichoso de los temas, (aunque en realidad son uno), y animo a generar debates si con ello se focalizan mejor los principales problemas que poseen los movimientos culturales de música urbana/popular. No se trata de "metafísica del arte", sino simplemente de entender qúe nos gusta, por qué, y en tercer y más importante lugar, cómo nos lo venden.

Heavy Metal y Globalización

Heavy Metal y Globalización

Pocas veces nos encontramos un estudio tan organizado sobre una cuestión de música urbana, en este caso, el movimiento Heavy, como la del antropólogo canadiense Sam Dunn.

Global Metal (2008) debe ser visto tanto por seguidores como detractores o simples desconocedores de este género musical y sus vertientes (subgéneros, modas, ideología, cultura…), no ya por el carácter investigador del largometraje o su valor sociológico, sino por el calor humano que emite, por los perfiles tan humildemente detallados, por las anécdotas que suceden durante el rodaje del mismo, y por la forma en que se entiende un efecto que resulta patológico: no todo en la globalización cultural es una contaminación ideológica del imperio americano; también tienen lugar expresiones absolutamente libres, casi anónimas. Algo parecido a lo que le sucedió al jazz, a los pantalones vaqueros, o directamente, o a la patata, madre de todos los tubérculos.

Aunque como todo el mundo sabe, el heavy metal nació en Inglatera, pero me gusta sostener la tesis de que el heavy en realidad parte como una necesidad expresiva, desde abajo, y frente al trabajo de las grandes productoras, que dan la ilusión de lo contrario. Los grandes ídolos de masas están ahí, arrasando ciudades prohibidas, de gobiernos títeres, con modelos político-económicos obsoletos (aunque acaso el capitalismo sea el que más lo está), creando grupos a su imagen y semejanza… Pero lejos de la idolatría y el adoctrinamiento, algo subyace en los barrios bajos de China, Indonesia, Irán, o Israel, por citar los lugares a los que viaja Sam Dunn. No son guerrillas, no son terroristas, ni revueltas o intifadas. Sólo un puñado de miserables locales de ensayo. A veces se nos olvida (especialmente a los medios de comunicación occidentales), que en el resto del mundo lo que viven son personas, con sus gustos y sus odios, como nosotros. Y sus ganas de expresar libremente la rabia de un mundo injusto.

Sam Dunn ya produjo "Metal: A Headbanger’s Journey" (2005), y en 2009 fue de gira con Iron Maiden en la gira Flight 666. Ahora está a punto de terminar "Rush: Beyond the Lighted Stage" (2010).

 

Algo de lo que puede encontrarse en este documental:

- http://es.wikipedia.org/wiki/Global_Metal_%28pel%C3%ADcula%29

- http://www.imdb.com/title/tt1249171/

- http://www.myspace.com/demonicresurrection (Death Metal Indio)

- http://www.myspace.com/tengkorak_rules (Grindcore de Indonesia)

- http://en.wikipedia.org/wiki/Tang_Dynasty_%28band%29 (Metal progresivo chino)

--

1) http://www.4shared.com/file/XFGcA5ps/Documental_Heavy_Metal_2009_-S.html

2) http://www.4shared.com/file/sAlXoCl_/Documental_Heavy_Metal_2009_-S.html

3) http://www.4shared.com/file/k-td9-_Q/Documental_Heavy_Metal_2009_-S.html

4) http://www.4shared.com/file/5p2GgJhT/Documental_Heavy_Metal_2009_-S.html

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres